Información General | Rubén Orlando en la Villa 31

Glamour popular

El coiffeur abrió un local en ese barrio de Retiro. Tours, descuentos y ayuda social.

Por Juan Bautista Torres López

 

Contra todo pronóstico, la nueva academia y peluquería de Rubén Orlando está ubicada en las antípodas del circuito glam. A tan sólo cinco meses de haber vuelto al país –estuvo 11 años viviendo en distintas favelas de Brasil–, el estilista que supo tener 32 salones de belleza con 680 empleados y luego quebró, abrirá a fines de febrero un nuevo local en el corazón de la villa 31.

El taxi bordea la terminal de Retiro hasta que Héctor “Chacho” Mendoza –vecino de la villa 31 desde hace 27 años y nexo entre Orlando y sus futuros clientes– indica que hay que doblar. “La primera a la derecha”, ordena el improvisado guía, mientras los puestos en la calle y las casillas encimadas una sobre la otra anticipan geografías que poco tienen que ver con los salones de belleza que Rubén Orlando supo tener en los '90.

A menos de diez cuadras de la entrada de la villa, justo debajo de la autopista, hay un galpón que hará de aula para los talleres que dictará el coiffeur. Enfrente, un puestito estrecho pero alargado asegura que “en breve” –así, escrito en letra amarilla imprenta sobre un cartel negro– habrá una peluquería con Rubén Orlando a la cabeza.

La idea de poner una peluquería en la villa 31 surgió de la experiencia del peluquero en las favelas de Brasil. “Allí conocí un mundo diferente, porque cuando uno está muy alto no ve lo que está pasando abajo”, explica Orlando y ejemplifica: “En ese entonces, mi mejor amigo era el boxeador Carlos Monzón, yo viajaba por el mundo con él. También le corté el pelo a Alain Delon, a Liza Minnelli”. El peluquero no le teme al contraste de haber tenido todo y hoy tener un local en la villa: “Para mí no hay contraste, la gente de Olivos es igual a la de acá, y pienso que en el mundo, en este momento, hay que acercarse a las personas de verdad, y no es que lo glamoroso sea la verdad”.

A la gente de la villa se le cobrará más barato que a la gente que no es del barrio, “porque no te quepa duda de que acá va a venir gente de todos lados”, asegura y agrega un plus de excentricidad: “De paso, van a conocer la villa 31”. ¿Graciela Borges, Jorge Rial y Belén Francese, algunos de los famosos que se cortan con él, se animarán a atenderse en la sucursal en la que Orlando afilará sus tijeras tres veces por semana? De todo lo recaudado, el 40% irá a la Asociación Civil y Deportiva “Por el Futuro de los Chicos”, donde trabajan activamente los vecinos Iván Cancinos, Marcelo Mansilla y Héctor Mendoza, entre otros.

Los cursos que dará en la escuela durarán 10 meses y costarán unos 180 pesos sin aranceles diferenciales. Además, los alumnos egresarán con una salida laboral concreta: Orlando promete que todos serán ubicados en sus peluquerías o en alguna cadena amiga. De la pompa de los '90 a la Villa 31. Un camino impensado.

Más Información General en Noticias

Susana Giménez (67)

La otra cara de la eterna juventud

Antonio de la Rúa (37)

Dicen que no está deprimido

anticipo exclusivo

Una vida sin límites

Política & negocios

Interna Midachi